Marjaryasana o postura del gato

Empiece con las palmas de las manos y las rodillas apoyadas en suelo, formando una pose de «mesa». Hay que asegurarse de que las rodillas están colocadas directamente debajo de sus caderas y que las muñecas, codos y hombros están alineados y perpendiculares al suelo.

Dejamos la cabeza en una posición neutra y relajada con los ojos mirando al suelo.

Mientras exhalamos, arqueamos la columna hacia el techo, asegurándonos de mantener los hombros y las rodillas en posición y soltamos la cabeza hacia el suelo,

Para terminar, inhalamos aire mientras volvemos a la posición «de mesa» y mantenemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *